CUIDADOS PALIATIVOS

¿QUÉ ES?

Es la rama de la medicina que se define como el cuidado integral e interdisciplinar que se brinda al paciente y a su familia cuando se diagnostica una condición que pone en peligro la vida, independientemente del desenlace.

Si se diera la pérdida del paciente, los paliativistas continúan con el apoyo a la familia en el proceso de duelo.

¿CUÁL ES SU OBJETIVO?

El objetivo de los cuidados paliativos es mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus seres queridos al afrontar problemas propios de un diagnóstico potencialmente mortal. Previenen y alivian el sufrimiento a través de la identificación temprana, la evaluación y el tratamiento correctos del dolor y otros problemas, sean estos de orden físico, psicosocial o espiritual. En equipo, brindan  soporte a los pacientes y a quienes les proporcionan los cuidados, para construir un sistema de apoyo que ayude a los pacientes a vivir tan activamente como sea posible hasta la muerte, atendiendo las necesidades prácticas. Cuando es el caso, se brinda sostén psicológico a la hora del duelo.

Los cuidados paliativos se otorgan a través de servicios de salud integrados y centrados en la persona que presten especial atención a las necesidades y preferencias del individuo.

Para los cuidados paliativos, la muerte puede ser una experiencia amorosa y contenida, un momento acompañado, lleno de paz y tranquilidad, en un lugar que sea más conveniente para el paciente y su familia, con la satisfacción de haber cerrado todos los ciclos.

¿QUÉ HACEN LOS PALIATIVISTAS?

  • Brindan un cuidado integral e interdisciplinar al paciente y a su familia, cuando existe una condición que pone en peligro la vida.
  • Contienen, acompañan, escuchan, traducen el lenguaje del equipo curativo a los pacientes y sus seres queridos, asesoran en las tomas de decisiones, coordinan la logística de los cuidados del paciente y son mediadores entre los pacientes y sus seres queridos.
  • Quitan los tabúes al paciente y a su familia sobre la enfermedad, el dolor, la muerte, la despedida y el duelo, lo que permite construir un final de vida amoroso.
  • Principales cuestionamientos que responden: ¿me voy a morir solo?, ¿me va a doler?, ¿cómo se queda la gente que yo quiero?, ¿qué hay detrás de la muerte?
  • Transmiten la certeza al paciente que seguirán acompañando a sus seres queridos, después de su muerte.
  • Enfatiza que el lenguaje del amor no conoce barreras, no importa la edad, el diagnóstico, o las condiciones en las cuales está el paciente, sigue teniendo toda la capacidad para recibir el amor incondicional que sus seres queridos quieren brindarle y a su vez darlo.
  • Cimientan las condiciones físicas, médicas, mentales, emocionales y psicológicas para que el paciente y sus seres queridos compartan tiempo, sabiduría y amor como parte de ensanchar la vida, en lugar de alargarla.