Sobre la muerte digna

Muerte digna en el mundo

Sobre la muerte digna

LA MUERTE

 

La muerte es la última experiencia del hombre; la experiencia cumbre de nuestras vidas. La muerte da miedo; es enfrentarnos con lo desconocido y esto no deja de producir vértigo.

Sin embargo, la muerte se antoja menos temible, o al menos un poco menos temible cuando sabemos que podremos atravesarla sin dolor físico inútil e innecesario porque ya no hay esperanza; cuando sabemos lo que podremos hacer porque existe el marco legal que nos lo facilita, que nos lo permite; cuando sabemos que podremos vivir nuestra muerte con la tranquilidad que da la ausencia de dolor, sin tubos que hagan de nuestros últimos momentos un calvario de sufrimientos terribles que nos impidan despedirnos en paz de quienes amamos, de quienes nos han acompañado durante la vida.

 

La muerte se antoja menos temible cuando sabemos que podremos decidir, que ha llegado nuestro momento de partir y queremos despedirnos en paz.  Pero para que esta posibilidad se abra a todos los mexicanos, para que pueda darse de manera abierta sin temor a sanciones legales o reparos sociales que la hagan impracticable; para que sea posible en nuestro país optar por una muerte digna, hace falta recorrer todavía un camino arduo. Un camino plagado de tabúes, creencias atávicas, vericuetos y tecnicismos legales y económicos, entre otros,  que hay que ir socavando poco a poco.

 

El tema del derecho a morir con dignidad está en el ambiente. En México tenemos las bases, no tenemos que partir de cero para movernos en esa dirección. Legalmente, ha habido avances. Cuando se trató el tema de trasplantes de órganos se consiguió que se aceptara que la muerte cerebral equivalía a la muerte de la persona.

 

Académicamente, también ha habido avances. Estudiosos de diferentes disciplinas, como los que integran el Consejo Asesor de DMD tienen ya un buen trecho andado. Estos abogados, artistas, aseguradores, especialistas en bioética, filósofos, psicólogos y religiosos, entre otros, han profundizado en el derecho a morir con dignidad, cada uno desde su particular disciplina, y contamos ya con sus conocimientos, publicaciones y experiencia.  Sin embargo, hacía falta una presencia en el debate acerca del derecho a morir con dignidad: una organización civil que abordara el tema desde la muy particular perspectiva de las asociaciones civiles. De ahí la pertinencia de crear Por el Derecho a Morir con Dignidad.

 

Muerte digna en el mundo

Casos  abundan hoy en todo el mundo. La definición y alcances de la muerte digna se estudian y debaten hoy por doquier. Las posturas en torno a la muerte digna corren a lo largo de una amplísima gama que va desde quienes afirman que hay que hacer absolutamente todo lo posible para conservar la vida de una persona sin importar el sufrimiento implícito, hasta quienes proponen la eutanasia.

 

Ya existen numerosas asociaciones en el mundo que abordan este tema desde perspectivas particulares, las cuales forman parte de la Federación Mundial de Sociedades por el Derecho a Morir

 

Fundaciones en el mundo

 

 

Casos emblemáticos en el mundo

COLOMBIA

 

 

 

OVIDIO GONZÁLEZ CORREA (1936 - 2015)

Primer caso de eutanasia legal en América Latina. El Sr. Ovidio, de 79 años de edad, padecía un cáncer de cara reincidente e intratable, y solicitó el procedimiento de eutanasia en la Clínica Oncólogos de Occidente de Pereira, Colombia. Sólo 15 minutos antes de que se hiciera efectiva la petición de Ovidio, le fue negada, por lo que la familia González interpuso una acción de tutela para exigir que se le respetara la decisión. Un día después, el comité le respondió favorablemente.

La nueva ley regula una sentencia de 1997 de la Corte Constitucional según la cual el "derecho a vivir con dignidad", recogido en la Constitución, implica también el "derecho a morir con dignidad".

 

 

CONSUELO DEVIS SAAVEDRA (1960 - 2011)

Abogada que estuvo en coma durante 14 años, después de un accidente automovilístico que la dejó con un trauma craneal severo y la llevó a cuidados intensivos. El pronóstico era favorable hasta que contrajo meningitis y entró en coma. Su esposo, el magistrado y expresidente de la Corte Suprema Jaime Arrubla había mantenido en secreto la historia hasta que a finales del 2010 se decidió a hacerlo público. La senadora Dilian Francisca Toro, quien a su vez es médica, conmovida al enterarse, inició una batalla por sacar adelante una ley que reglamentara el trato a los enfermos terminales y el derecho que ellos y su familia deben tener para decidir sobre su vida y su tratamiento sobre todo en casos de situaciones irreversibles. Cuatro años después, el 8 de septiembre de 2014, la Ley Consuelo Devis Saavedra o de cuidados paliativos tomó vida con el decreto presidencial.

 

Su historia

 

 

INGLATERRA

 

 

DEREK HUMPHRY (1930)

Trabajó como periodista para el Daily Mail, el Sunday Times y Los Angeles Times. Con su primer libro Because They’re Black, ganó el Premio Martin Luther King. En 1978, se trasladó a Estados Unidos donde publicó Jean’s Way, un relato de cómo ayudó a morir a su esposa Jean, enferma terminal de cáncer. En 1980, en Los Ángeles, fundó la Hemlock Society para la Defensa de la Eutanasia, y en 1993, creo ERGO (Euthanasia Research & Guidance Organization). Es autor de varios libros sobre derechos humanos y eutanasia.

 

 

JEAN HUMPHRY (1932 - 1975)

Mujer de 40 años, esposa de Derek Humphry, que luchó contra un cáncer incurable durante dos años. Cuando se acercaba a un doloroso final, le pidió a su marido que consiguiera una sobredosis mortal de medicamentos para terminar con su vida ella misma, en casa, en paz y con dignidad. Murió en sus brazos tras beber la preparación letal. Esta decisión la tomaron sin apoyarse en ideas de eutanasia ni en movimientos de suicidio asistido, que en 1975 eran muy poco conocidos. Derek consideró que, luego de 22 años de matrimonio, debía cumplir la petición de su esposa.

 

 

ANTHONY BLAND (1970 – 1993)

Joven de 18 años que quedó en estado vegetativo persistente desde 1989, al que la Cámara de los Lores británica permitió, en 1993, que le fuese retirada la sonda nasogástrica que le hidrataba y alimentaba, al considerar que eso era lo que mejor convenía a sus intereses. [MÉNDEZ BAIGES: 2002: 14].

Después del famoso accidente de Hillsborough, en Sheffield, Inglaterra, Anthony había sufrido severo daño cerebral además de otras heridas graves, y nunca recuperó la conciencia. Sus padres y sus médicos llevaron el caso a la Corte Suprema cuando el diagnóstico dictaba que Anthony no volvería a tener calidad de vida.

 

 

ITALIA

 

 

ELUANA ENGLARO (1970 - 2009)

Mujer de 38 años que quedó en estado vegetativo permanente tras un accidente de tráfico. Murió en febrero de 2009 después de que le fue removido el tubo que alimentaba artificialmente, a petición de su padre. En el momento de su muerte, llevaba 17 años en coma, y durante todo ese tiempo su padre había buscado el permiso legal para permitir su muerte. Su petición había sido rechazada por las cortes de justicia varias veces, por distintos motivos, hasta que la Corte Suprema de Italia se la concedió.

El caso provocó una gran agitación política. El gobierno, el presidente, la Corte Constitucional, y la Corte de Derecho Humanos Europea quedaron involucrados.

 

[SOFIA MORATTI (2010). The Englaro Case: Withdrawal of Treatment from a Patient in a Permanent Vegetative State in Italy. Cambridge Quarterly of Healthcare Ethics, 19, pp 372-380. doi:10.1017/S0963180110000150.]

 

 

AUSTRALIA

 

 

JAY FRANKLIN (1978)

Hombre de 35 años que desde su nacimiento sufre de un desorden congénito del intestino que ha requerido al menos 100 cirugías, las cuales lo han dejado sin intestino grueso y con menos de un cuarto del intestino delgado con el que nació.

Su enfermedad le ha provocado un dolor crónico que ya no es posible calmar con ninguna medicina. Después de recibir las noticias de que no era posible en su caso un trasplante de órganos múltiple, Jay decidió buscar ayuda para morir. Con el apoyo de su madre, lucha por el derecho a terminar su sufrimiento de una manera pacífica y humana.

 

 

ESTADOS UNIDOS

 

 

BRITTANY MAYNARD (1984 - 2014)

Mujer de 29 años que fue diagnosticada con cáncer cerebral. Al saber que su diagnóstico era terminal, Brittany se mudó con toda su familia a Oregon, uno de los cinco estados que permite la muerte con dignidad.

Brittany reconoció que es injusta la falta de acceso a una muerte digna para personas de bajos recursos, así que se acercó a Compassion & Choices, la organización líder en el tema de ese país, y preguntó cómo podía apoyar. Aceptó ser entrevistada en video y hacer pública su historia, por su creencia en la ética de la muerte digna como derecho humano básico, y Compassion & Choices creó un fondo en su nombre.

 

video, artículo

 

 

FRANCIA

 

 

CHANTAL SÉBIRE (1956 -2008)

Mujer de 52 años que sufría de un cáncer incurable en la cavidad nasal. El tumor se había extendido hacia el cerebro y le producía serios daños, como una ceguera progresiva por la deformación anómala de su cara, así como intensos dolores.

Chantal había pedido a sus médicos, al Tribunal de Gran Instancia de Dijon y al Presidente Sarkozy que le permitieran la asistencia médica para morir, pero su petición fue denegada a pesar del apoyo de algunos diputados.

Decidió mediatizar su historia y apreció en periódicos y en la televisión  nacional. Después de vivir ocho años con la enfermedad, fue encontrada muerta en su casa después de haber ingerido una dosis mortal de medicamentos.

 

artículo

 

 

© 2015 Por el DErecho a mORIR CON DIGNIDAD A.C.

Todos los Drechos Reservados Aviso de PRIVACIDAD